Matías Montes nos cuenta el mundo desde Matías Montes

Matías Montes tiene 24 años es diseñador gráfico, ilustrador ninja y creador visual; y en esta nota ha decidido contarnos su vida desde el aislamiento social.




El estrés que puede hacerse tendencia debido al enclaustramiento obligado, no ha llegado a mat.montes, que cree que el aislamiento es paja y bien chévere, sobre todo en lo productivo. Para él, todo el tiempo que perdíamos a diario, solamente moviéndonos de un lugar a otro como la chamba o la Universidad, es un tiempo del que ahora disponemos para hacer otras cosas. Aunque reconoce que al mismo tiempo nos perdemos la vida social ¡lo paja! Cómo no extrañar la vida social que ahora, cada vez más, se hace parte del pasado y de un regreso difuso.


La inspiración para algunos creadores yacía precisamente en la calle, en esa calle abarrotada y atiborrada de miles de vidas rosándose infinitamente sin advertir ningún peligro. Sin embargo, mat., no ha dejado de encontrar inspiración en donde ya solía encontrarla. La inspiración se busca viendo el trabajo de otros artistas, y no solo artistas plásticos sino también en fotografías, películas de ciencia ficción o en el trabajo de diseñadores gráficos, y felizmente esos referentes siguen estando disponibles.



Como todo buen creador, Matías siente que el foco se prende cuando es capaz de apreciar el arte de otros: al ver el maquillaje de alguna criatura, por ejemplo, no se trata de copiar, sino de ver y saber que puedo hacer algo que venga del mismo mundo, pero de otra especie. Aunque en situaciones normales, no solo la creación humana lo inspiraba, solía acudir a un lugar que todos aman en verano y olvidan en invierno. Un lugar en el que hago un pequeño proceso de meditación es la playa, pero no la playa en verano, sino en invierno cuando hay neblina, mucho frío, con un café en una mano y un pucho en la otra, como conmigo mismo nomás. Si se trata de escenarios, ese es mi lugar.



Matías nunca ha sido ajeno a crear, ilustrar, pintar y soltar tinta. De chibolo yo hacía grafiti, incluso antes de decidir estudiar arquitectura, carrera que abandonó cuando conoció el mundo del diseño gráfico, yo pensé que iba a estudiar artes plásticas, pero los últimos años del Colegio en que te hacen estos tests vocacionales, te empiezan a fregar la cabeza diciéndote que te vas a morir de hambre, en fin: hicieron que me desanimara.


A pesar de eso mat no ha olvidado el arte urbano, y aún hoy admira a artistas de mural y grafiti como entes & pesimo o Conrad Florez, consolidados en el arte de darle color a las paredes que antes eran opacas. Y también sigue a artistas que hoy están en el centro de atención como Oso de agua, Fiasco o Ilustronauta. Todos artistas nacionales que llevan la vanguardia del movimiento a nivel nacional.



También recuerda el trabajo del gran artista gráfico y escultor suizo Hans Ruedi Giger, que le dio vida a Alien en aquella película de los 70s que marcó un antes y un después en el arte del maquillaje y creación de criaturas en el cine: es un loco, y crea estos mundos y personajes aterradores, con un estilo a veces macabro, pero sinceramente increíble y visualmente impresionante. Referentes que lo han formado visualmente y que le han permitido crear el mundo que crea cuando ocupa el ordenador o el lápiz.


Para referirse a él mismo como creador prefiere decir que sus trabajos están entre lo realista y lo sintético o cartoon, y con un espíritu expresivo: Cuando pinto o dibujo manualmente, no me interesa que quede perfecto todo, más bien me gusta hacer la línea de un brochazo y si quedó un salpicado, la línea quedó imperfecta o me pase, no me importa: es un desahogo también.



Algo que se puede notar mucho en las ilustraciones que hizo para la edición2° de LaTrue, Paranoia: un trabajo interesante visualmente en el que el primer trazo salta a la vista y donde es notable el talento de la ilustración. Para mat.montes, lo que LaTrue está haciendo es brindarle un espacio a los creadores donde compartir sus trabajos. Yo, por ejemplo -nos dice- tengo un montón de material que no he compartido, no porque no haya querido o no lo haya pensado, sino porque no había el espacio donde hacerlo. LaTrue me está brindando ese espacio.

Finalmente reflexiona que el arte es lo que cada artista es, lo que se piensa, lo que siente o lo que simplemente desea que exista: El medio por el cual se plasma todo esto.