¿Las festividades cusqueñas son consideradas obras de teatro?



En esta oportunidad hablaremos acerca del Corpus Christi y el Inti Raymi, festividades cusqueñas que se realizan en el mes de junio para conmemorar el aniversario de la Ciudad Imperial. Muchos artistas escénicos peruanos e internacionales consideran a dichas actividades como representaciones escénicas debido a las cualidades teatrales que poseen. Hoy, al ser el día central de las fiestas del Cusco, te brindamos las razones por las cuales podrías argumentar si estas representaciones son manifestaciones de nuestras primeras obras de teatro.



Hablemos primero del Corpus Christi, el cual se cree que fue una festividad desarrollada mucho antes de la llegada de los españoles al Perú, en donde la población incaica elaboraba un «pasacalle» por toda la «ciudad» con las momias de sus representantes más importantes. Esta actividad, así como muchas otras, sobrevivió a la «influencia» española para terminar desarrollando el Corpus Christi que conocemos actualmente a manera de sincretismo.


Explicado el breve repaso histórico, es interesante observar las cualidades escénicas que posee el popular Corpus Christi. En primer lugar, existe una audiencia, ya que un público masivo va a espectar una representación. En segundo lugar, dicha representación (pasacalle de los santos por la ciudad como si estos lo hicieran realmente) posee una concatenación de actividades, existe una partitura a seguir, una secuencia establecida. Por último, la festividad posee elementos característicos de una puesta en escena, tales como la música y el vestuario, los cuales adquieren una clara propuesta semiótica.



Antes de continuar, es muy importante saber que la teatralidad es un término bastante complejo y cuestionado, es por esto que cuando mencionamos que un hecho, actividad o festividad tiene características teatrales, no necesariamente podríamos afirmar que se convierte, automáticamente, en teatro. En ese sentido, es bastante curioso saber que la teatralidad podría adjudicarse a un partido de fútbol o a la tauromaquia (no estamos a favor de la violencia animal, ni consideramos que la tauromaquia sea arte o cultura, pero es un ejemplo pertinente). ¿Por qué? Porque cuando vamos a un estadio asumimos el rol de espectadores. Asimismo, observamos un conflicto (fuerzas en pugna), el cual es la esencia del teatro tradicional, un equipo quiere algo (protagonista) y otro se lo impide (antagonista). Por otro lado, todo se desarrolla en un escenario (cancha de fútbol) con lapsos definidos. Lo mismo sucede con otros deportes.


Ahora hablemos del Inti Raymi, representación escénica que se desarrolla cada 24 de junio, también, en el distrito de Cusco. Esta festividad, originalmente, se elaboraba para rendir culto al Dios Sol en el solsticio de invierno. Actualmente, la carga escénica ha sido tergiversada para convertirse en un producto turístico atractivo por el hecho de exportar exotismo. Sin embargo, el cuestionamiento para argumentar si es teatro o no, se complejiza.



En primera instancia, se construyen personajes a manera de representación (mímesis), podemos observar al Inca y a todo su séquito. En segunda instancia, existe una secuencia a seguir que transcurre ligeramente por la ciudad para terminar desarrollándose en Sacsayhuamán, una antigua huaca ceremonial (recordemos que el teatro también puede darse en espacios públicos y en diversas plataformas, la cuarentena ocasionó que muchos artistas presenten sus obras en un entretejido audiovisual). Finalmente, poseemos, nuevamente, una interdisciplinariedad artística con la música y la construcción de un artificio a gran escala como si espectáramos, realmente, la ceremonia de nuestros antepasados.


A manera de conclusión, es importante reconocer al Corpus Christi y al Inti Raymi como festividades que poseen claras características teatrales para así empezar a reflexionar acerca de un «teatro» que tuvo origen en nuestro país. Contribución académica que no se plantea, por primera vez, en esta sucinta publicación, sino que fue desarrollada por diversos artistas escénicos peruanos e internacionales, de los cuales destaca Miguel Rubio, perteneciente al legendario grupo Yuyachkani (estoy pensando, estoy recordando), al ser uno de los máximos exponentes del arte escénico de nuestro país.


Recordemos, también, que el teatro no nace a raíz de la elaboración de un libreto, sino que las representaciones escénicas datan de muchos años antes de la cultura griega en diversas partes del mundo con lo que vendría a ser la interdisciplinariedad artística, una secuencia a seguir (concatenación de acciones), fuerzas en pugna (conflicto), la mímesis (imitación de una acción para poder generar ficción), y la construcción de personajes con el uso de máscaras, maquillaje, etc. Estas características, a su vez, están presentes en otras festividades de nuestro Perú como las fiestas en honor a la Virgen del Carmen en Paucartambo o a la Virgen de la Candelaria en Puno. Este mes de junio nos ayuda a recordar que el Corpus Christi y el Inti Raymi nos facilitan el descubrimiento del origen teatral de nuestra cultura.