Dos jóvenes peruanos buscan un espacio en la movida electrónica europea.

Bruno y Diego son dos jóvenes peruanos que buscan consolidar un sello discográfico en Barcelona, bajo el nombre de Polytheismmusic esperan difundir música electrónica en todo el continente, sin darle la espalda a la movida nacional peruana.


Bruno llegó a Barcelona en octubre del año pasado, y Diego en diciembre, ambos con el sueño de pegar con un proyecto de música

electrónica llamado Basement scene. Tiempo después, cuando pensaban en un concepto para su sello discográfico, basándose en la diversidad de ideologías, creencias y religiones en el mundo, formaron el concepto de polytehismmusic que trata de encontrar los puntos en común o de convergencia de la diversidad humana. No fue algo que pensamos mucho, estábamos teniendo una conversación en un bar de Bélgica, hablando de las religiones en el mundo a través de la historia y cómo todas tienen ideas que a primera vista parecen distintas, pero si analizas más, todas convergen en un punto en común. Pasa lo mismo con las ideologías y realidades que pueden existir hoy. Fue una idea que nos pegó bastante y el nombre engloba todo eso.



El proyecto de Bruno y Diego literalmente acaba de nacer, es un proyecto nuevo que busca hacerse un espacio en la movida electrónica del país europeo. Desde pequeños, ambos confiesan haber sentido una conexión especial con la música: una experiencia que los ha conducido a impulsar este proyecto hoy.


Bruno recuerda: mi abuela me daba casetes de música clásica, sobre todo Vivaldi. Desde pequeño desarrollé la afición de tener la música en la mano, apreciarla y pensar ¿cómo hacen esto? La música era algo que le parecía misterioso y generaba una profunda curiosidad en él. Fue profundizando en los géneros musicales y en la adolescencia empezó a escuchar géneros más populares: Rock, pop, y música que escuchaba en su entorno. Sin embargo, poco a poco empezó a encontrar su propio gusto musical. Conducido por su oído, llegó hasta lo que él dice que fue el

set que le cambió la percepción: a los 14 años escuché un set de Mónika kruse, de techno, en un festival de Dusseldorf, y ese set me introdujo al mundo de la música más misteriosa, más artesanal e incluso más oscura. Era algo que no había escuchado antes y me cambió la forma de escuchar la música.


Diego, por su parte, también recuerda cómo empezó a adquirir/heredar el gusto por la música a partir de la melomanía de su madre. Siempre ponía sus discos de música variada, pero sobre todo de música clásica. Mí primer recuerdo de la música es de una sensación, como una conexión conmigo mismo, con mi espiritualidad, pero muy inconsciente. Como todo buen amante de la música, fue escuchando diversos géneros. La música clásica, sin embargo, fue una gran influencia en su vida. Aprendió a tocar piano que es el instrumento que le permite expresarse, y escucho por primera vez música electrónica guiado por su hermana, con un disco de Benny Benassi. Yo tenía 10 o 9 años, sentí el ritmo de Flour to the floor y me olvidé de todo, me sentía muy conectado.



La música electrónica encuentra en las raves y los festivales su mejor expresión: conciertos llenos de luces y decoración fantástica, con un mar de gente moviéndose al ritmo de un bit constante mientras armonías suaves conduce a los oyentes a través de su imaginación. Bruno recuerda una ocasión en la que estaba en un concierto en vivo de Damian Lázarus; veía a toda la gente que estaba feliz, moviéndose, bailando con ese track que parecía tener influencias del rock progresivo y de muchos otros géneros, con una vibra muy calmada, pero a la vez oscura, y eso me cambió muchísimo. Por su lado Diego recuerda la primera rave a la que fue: el Inti Fest en Lima, escuché el set de audiofly que fue impresionante, fui muy consciente de la conexión que sentía con la música y la gente, y empecé a escuchar mucha más música electrónica.


Diego y Bruno se conocen desde el colegio, siendo patas de promoción, compartían música electrónica ocasionalmente. Pero pasó mucho tiempo después del colegio para que este dúo nazca musicalmente. Ambos, independientemente, habían formado bandas y proyectos musicales que se fueron desintegrando con el tiempo, aunque seguían encontrándose en fiestas y compartiendo música. Teníamos como un gusto en común, entonces dijimos un día, hay que juntarnos a producir y salió un track muy interesante musicalmente, aunque técnicamente era deficiente. Bueno, eso no importa ­-dice Bruno, Diego se ríe- el asunto es que musicalmente era interesante y pensamos que debíamos formar un proyecto para ver qué más podía salir.



El dúo nació como un proyecto de música electrónica llamado basement scene y no fue hasta que sintieron el impulso de lanzar un ep que pensaron, pucha, hay que sacarlo bajo nuestro propio sello discográfico. Bruno me cuenta, nació de la necesidad de tener un producto artístico propio que no sea modificado por percepciones ajenas, aunque nos encanta colaborar, queríamos que esto sea al 100% un producto nuestro y para ello fundamos polytheism music como sello discográfico.


La decisión de hacer crecer musicalmente en Europa sucedió cuando Diego y Bruno notaron la gran oferta y demanda de música electrónica que existe en el viejo continente; acá la gente puede irse de fiesta todos los días si quiere, específicamente en Barcelona donde nosotros estamos, y nos gusta mucho la actitud de los públicos con la música que hacemos nosotros. Otra facilidad es que de aquí tenemos acceso a otras ciudades: Berlín, París, todas las ciudades del Reino Unido, etc.


Aunque no por ello olvidan la movida de música electrónica en Perú, pues quieren seguir siendo partícipes de la escena musical peruana, la que esperan que siga creciendo y que creen que va por muy buen camino. En Perú hay un público que está creciendo muy rápido y que es muy culto en términos de música, especialmente en las provincias como Arequipa, Trujillo, etc. En Lima también se está formando esto y la idea es que estos públicos se vayan unificando más y que se consolide esa escena fuerte que sin duda se está formando. Polytheism music busca contribuir a ese crecimiento.



La música que hacen siempre busca lograr algo reconocible y con elementos hipnóticos, que sea algo, no sé si decir original -reflexiona Bruno- porque mucho de lo que hacemos está inspirado en otros, pero que tenga la intensión de ser único. Nos caracteriza la vibra misteriosa, es algo que nos gusta mucho hacer como artistas.


Finalmente, Polytheism music lo que busca es que más artistas que compartan su visión de la música se unan al proyecto, para que así puedan impulsar un nuevo movimiento musical. Lo más satisfactorio será ver a mucha gente compartiendo nuestra música, disfrutándola y bailándola. Es lo que esperamos.

Psdt: para unirte al proyecto de polytheism music envía tu demo a polytheismmusic@gmail.com